Cómo planificar 2019

La semana pasada te hablaba de cómo hacer una revisión del año anterior como ejercicio previo a planificar tu año. Es básico saber qué ha ido bien y que no tan bien. Y tener en cuenta los aprendizajes para componerlos en el siguiente año.

Una vez que se tiene esa información, podemos pasar a diseñar cómo nos gustaría que fuera este 2019. Para eso, yo uso una versión personal de la rueda de la vida. Esta es una herramienta de evaluación periódica para ver dónde nos encontramos en cada una de nuestras áreas.

Ya te aviso, de entrada, que solo esa herramienta no servirá para conseguir objetivos. Lo importante son los sistemas y los hábitos diarios. Pero antes de pensar qué vas a hacer cada semana, tienes que tener una dirección en la que te quieres mover. Solo cuando se tiene claro hacia dónde se quiere avanzar, puede uno planificar acciones.

Divide tu vida en áreas

Por eso, lo primero es dividir tu vida en aquellas áreas de importancia. Existen multitud de ejemplos de la rueda de la vida. Hay algunos que seleccionan hasta 12 categorías. A mí, personalmente, me gusta hacerlo más sencillo. El año pasado, dividí mis objetivos en 6 categorías. Éste he reducido una más y tengo 5 categorías en las que me quiero centrar.

Independientemente del modelo que elijas, lo importante es que incluyas todas aquellas áreas que puedan afectar a tu felicidad. Finanzas, trabajo o carrera, deporte, salud, relaciones, ocio. No se trata solo de centrarse en aquellas áreas que quieres mejorar, sino poder evaluar todas las áreas importantes de tu vida. Digo esto porque si hay algo que ya funciona, inclúyelo también. Si haces deporte de manera habitual, es bueno que sigas controlando tus sistemas y objetivos.

En mi caso, he separado las siguientes áreas:

  1. Salud y entorno. Aquí incluyo ejercicio, comida sana, meditar, organización de casa y control de caja.
  2. Waiki. Donde incluyo la venta de los productos actuales. Gestión de la empresa. Creación de nuevos productos. Redes sociales. Fabricación.
  3. Educación. Es uno de los objetivos clave de mi 2019 y por eso le he dado una categoría aparte. Incluyo lectura de libros, cursos y contenidos online.
  4. Coaching. Crear materiales gratuitos, conseguir nuevos seguidores, editar y publicar mi podcast.
  5. Relaciones. Familia, pareja, amigos, nueva gente que conocer. Ocio. Viajes.

Planificar

Planificar tu ideal

Después de tener claras las áreas, me gusta imaginar qué sería lo ideal en cada una de ellas. Cómo sería un 10. Aquí es donde entran en juego los sistemas. No digo que a final de año me gustaría haber corrido 5 carreras. Empiezo poniendo que el objetivo es entrenar 20 veces al mes, entre bici, correr, nadar. Un 10 sería conseguir esas 20 veces de media. De esa manera, es mucho más probable conseguir los objetivos. Las carreras serán el resultado, pero lo que me llevará a ellas, lo que es importante, es el trabajo semanal para prepararlas.

Puntúa dónde te encuentras

Tienes claro qué es un 10. ¿Cómo de lejos estás actualmente? En esta parte, haz una reflexión y puntúa cada área en la actualidad. Si te das una puntuación baja en muchas áreas, mi recomendación sería que en este 2019 te centres en mejorar solo 2-3. Quien mucho abarca, poco aprieta. Esto es una carrera de larga distancia. No quieres mejorar un año, quieres cambiar tu vida. Un año mejoras 2 áreas. El año siguiente otras 2. Y así sucesivamente, con el paso del tiempo te elevarás a niveles que cinco años atrás ni pensabas.

Por el contrario, si intentas cambiar de golpe 5-6 áreas que están muy mal en tu vida, te va a resultar muy difícil. Seguramente, has estado repitiendo patrones en todas ellas que te han llevado a los resultados actuales. Cambiar los patrones, los hábitos, no es fácil. Requiere de un sistema bueno. Y es mucho más sencillo tener un sistema que funcione en un área o dos y que de allí se extienda al resto, que intentar implementar sistemas nuevos en casi cada área. De ahí mi recomendación. Sin prisa, pero sin pausa.

Motívate

¿Por qué quieres conseguir esos 10 que has puesto arriba? Decía Nietzsche que quien tiene un porqué siempre encuentra un cómo. Así de importante es que sepas por qué quieres conseguir cada uno de los objetivos. Cuanto más potente sea tu porqué, más motivación te dará conseguirlo. Cuanto más concreto, mejor.

Imagina que en tu vida personal quieres hacer deporte de manera consistente. “Crear la identidad de ser una persona deportista, que busca la sensación indescriptible de cruzar la meta de una maratón arropado por cientos de personas animando” es un porqué mucho más fuerte que simplemente escribir “porque quiero perder peso”.

Que suene divertido y atractivo. Que resuene en ti.

Sistemas

Crea un sistema

Sabiendo dónde quieres llegar, este es el momento clave de la planificación. Te lo voy a explicar con un ejemplo personal:

En salud, mi porqué es para tener la energía suficiente como para acometer cualquier reto y la organización necesaria para que estos no sean abrumadores. Esa conjunción hará que cualquier cosa que me proponga la pueda pensar posible.

Pero esas frases son vagas. Puede que resuenen, pero no incluyen un plan de acción. Aquí es donde entran en juego los sistemas. Para conseguir tener esa energía, el sistema que he diseñado durante el mes de Enero es este:

  • Irse a dormir a las 22:00
  • Despertarse a las 6:00
  • Beber un vaso de agua nada más levantarme
  • Escribir mi 5-minute-journal
  • Meditar
  • Hacer la cama
  • Hacer deporte 5 días por semana
  • Preparar la comida en casa y solo comer fuera o comprar comida fuera ocasionalmente
  • Hacer ayunos intermitentes de 16 horas 3 veces por semana
  • Lavar los platos y cada noche como tarde, de manera que por la mañana la cocina esté limpia
  • Revisar mis finanzas personales cada Domingo a las 16:00

Cómo planificar – resumen

Para resumir, estos serían los pasos que uso para planificar mi año:

  1. Rueda de la vida
  2. Ideal
  3. Puntuación
  4. Motivación
  5. Sistemas

Después de algunos años probando con varios métodos, este es el que mejor me ha servido para acercarme a mis objetivos y conseguir la vida que quiereo. ¿Crees que te serviría este método para planificar? ¿Cómo te planificas tú?

PD: Y si necesitas ayuda con nuevos hábitos que quieras tener, en este breve episodio de mi podcast te cuento los 4 pasos para conseguir crear un hábito y mantenerlo en el tiempo. Y no, no es a base de tener una motivación superior o una fuerza de voluntad divina. Escúchalo aquí.