#6 Las castañas

Algo tan relacionado con el invierno y con la Navidad como las castañas. Y va y resulta que, hasta hace un año y poco, ¡a mí no me gustaban!

Algo tan relacionado con el invierno y con la Navidad como las castañas. Y va y resulta que, hasta hace un año y poco, ¡a mí no me gustaban!

O, mejor dicho, no las había comido. La verdad es que en mi casa no había tradición de comerlas, que yo recuerde. Cuando las veía por la calle en los típicos puestos que se montan en estas fechas, el olor me atraía.

Pero creo que más bien era porque huele a madera de castaño quemada y eso me recuerda a cuando enciendo la chimenea.

De cualquier forma, hace poco más de un año, la que ahora es mi inseparable compañera de aventuras, me las dio a probar y se han convertido en un vicio. ¡Un vicio sano y delicioso que agradezco tener en mi vida!

Saber agradecer estas pequeñas cosas creo que es importante también 🙂

PD: Si has llegado aquí por primera vez y no sabes de qué va esto, te cuento:

Desde el día 1 de Enero estoy agradeciendo cosas que tengo en mi día a día, o cosas que me parecen geniales. Forma parte de un reto sobre gratitud para ayudarme a poner las cosas en perspectiva y, con suerte, ayudar también a más personas a darse cuenta de todo lo que ya tienen.

A veces, vivimos en una espiral de pensamiento sobre las cosas que nos faltan, lo que queremos conseguir. Tendemos a pensar «cuando compre X cosa». «Cuando llegue a X puesto de trabajo». «Si tengo X dinero»… Solo para darnos cuenta, cuando lo conseguimos, que seguimos igual. Y pensamos en la siguiente meta u objetivo.

Pararte cada día a agradecer una cosa que ya tienes (como hoy, las castañas), puede ayudarte a frenar esa espiral y vivir más en el presente.

Puedes ver anteriores entradas aquí.

Deja un comentario