3 pasos para descubrir tu pasión y poder vivir de ella - Santi Soliveres

3 pasos para descubrir tu pasión

El Miércoles hablaba con una posible cliente que me transmitía una duda muy común cuando, por fin, una persona se da cuenta de que la vida puede ser mucho más que un trabajo que no te llena.

¿Qué hay que hacer para descubrir tu pasión?

Hay personas que tienen la suerte de descubrirlo pronto. Pero no te confundas. Son las menos. Quizá sus historias de éxito son llamativas. ‘Siempre tuve claro lo que quería’, suelen decir. Pero, si te paras a analizar el recorrido de la mayoría, casi todas han probado muchas cosas. 

Toma, como ejemplo, a Gary Vaynerchuk, que hoy tiene casi 7 millones de seguidores en Instagram y más de 20 millones si sumas todas las plataformas en las que está. Empezó grabando un video diario hablando de vinos. Sus padres tienen una tienda y esa fue la manera en la que decidió explorar. Hace más de 15 años.

3 pasos para descubrir tu pasión:

1. Lista de posibles intereses para descubrir tu pasión

Para confeccionar esta lista, te recomiendo que te hagas estas preguntas. Coge papel y boli y escribe las respuestas. Si, además, conforme escribes dejas que tu cabeza vaya sacando esos pensamientos que tiene dentro y lo dejas fluir, mucho mejor. Tendrás información tremendamente valiosa.

  • ¿Qué te gusta hacer cuando sientes que el tiempo vuela? 
  • ¿Qué se te da bien?
  • ¿Quiénes son esas personas te inspiran?
  • ¿Quiénes te dan envidia?
  • ¿Qué problemas te cabrean y te gustaría poder solucionar?
  • ¿Hubo algo que hacías de pequeño y te dijeron que no te haría ganar dinero?
  • ¿Hay alguna cosa que te haya gustado probar pero algo te ha frenado a ello? 

Todas esas preguntas te indicarán algunas direcciones iniciales. Escribe las respuestas que te vengan a la cabeza. No juzgues lo que salga. No intentes darle un significado.

2. Aquí te entran las dudas. ¿Cuál es el camino perfecto? ¿Por dónde empiezo? 

Nuestra natural tendencia es querer tener las cosas controladas. No deja de ser una necesidad humana. Pero no dejes que la incertidumbre te bloquee en este punto.

Entiendo que buscas una señal clara. La iluminación. Algo que, en un momento de tantas dudas, te ayude a despejarlas. Pero déjame que te diga algo.

¿Sabes qué hicieron las personas que hoy son felices con un trabajo que no imaginaban tener hace años? Decidieron empezar algo.

No sabían si sería lo definitivo. Tenían dudas igual que las puedes tener tú. Pero iniciaron su camino. Probaron cosas. Se dieron cuenta que, fuera lo que fuera lo que eligieran, no serían buenos a la primera. Nadie lo es. Eres bueno cuando haces algo 10.000 veces. No hacer algo bien al principio es normal. 

Así que, si ya tienes algunas pistas de cosas que podrían gustarte o te llaman la atención, empieza por una. No le des más vueltas. Ve a esa lista y elige. Sin pensar. Mírala y decide.

Una vez la tienes, comprométete a seguirla durante un tiempo. Si solo lo haces 2 veces, 1 mes o esporádicamente, no sabrás si ese es el camino. Márcate un compromiso mínimo de 6-12 meses de trabajo hasta volver a evaluar.

Descubrir tu pasión

3. Después de un tiempo de trabajo consistente, reflexiona sobre cómo ha ido.

¿Te ha gustado lo que has hecho? ¿Has disfrutado? ¿Has visto mejoras? ¿A la gente le interesa?

En este momento, si no lo has hecho antes, puedes decidir hacer algunos cambios. Pueden ser radicales, dedicarte a otra de las cosas que te han llamado la atención, porque te has dado cuenta que lo primero no te llena. O pueden ser mejoras sobre tu proyecto. Un nicho más concreto. 

Y así, con práctica y evaluación continua, irás refinando tu práctica. Serás cada vez mejor. Y llegará un momento en el que eches la vista atrás y te des cuenta que ya tienes mucho más claro qué te apasiona de verdad.

Deja un comentario