#16 Saber cómo superar un trauma emocional

Siempre que doy una charla sobre cómo superar un trauma emocional, la primera pregunta suele ser: ‘¿Y si yo no he tenido ningún trauma emocional o no lo recuerdo?’

Así que, empecemos por el principio. Un trauma emocional no es solo algún evento duro o violento que puedas haber vivido. Por supuesto, abusos sexuales, bullying, adicciones de los progenitores, todo eso, son traumas emocionales.

Pero también lo son cosas que a los ojos de un adulto igual no tienen tanta importancia. Sin embargo, a los ojos de un niño sí que son todo un trauma. Por ejemplo, que tu padre no te recogiese a tiempo un día en el colegio y te sintieras abandonada/o. O que un profesor en la escuela no reconociese tu talento.

cómo superar un trauma emocional

Lo sé, quizá suena raro. Pero la realidad, después de trabajar con muchos clientes en sus traumas, es que esos hechos importan, y mucho, en las creencias que se forja esa/e niña/o sobre la vida.

De hecho, importan hasta el punto que esa persona, ya adulta, puede haber dejado de perseguir su pasión porque le dijeron que no valía. O piense que da igual lo que se esfuerce que nunca llegará a ser feliz. Que nunca será suficiente. Importan tanto, que afectan a la capacidad que nos diferencia del resto de mamíferos: la imaginación.

En el libro ‘El cuerpo lleva la cuenta‘ de Bessel Van der Kolk, el autor escribe:

La imaginación es absolutamente crítica para la calidad de nuestras vidas. La imaginación nos da la oportunidad de concebir nuevas posibilidades. Dispara nuestra creatividad, alivia nuestro aburrimiento, mitiga nuestro dolor, realza nuestro placer y enriquece nuestras relaciones más íntimas. Cuando las personas están constantemente arrastradas hacia su pasado, a la última vez que sintieron una implicación intensa y unas emociones profundas, sufren de una falta de imaginación, una pérdida de flexibilidad mental.

Sin imaginación, no hay esperanza, no hay oportunidad de visualizar un futuro mejor, no hay lugar donde ir, no hay meta que alcanzar.

Por eso, considero que es de vital importancia hacer ciertos ejercicios que te ayuden a reconocer esos eventos que te sucedieron. Reconocerlos, y superarlos, mejorará tu creatividad. Te hará darte cuenta que una vida mejor es posible. Tendrás mejores relaciones. Te sentirás mejor contigo mismo.

Agradezco saber cómo superar un trauma emocional

Durante este pasado 2019, he estado trabajando con Mastin Kipp, un coach que conocí a través de un podcast. Oprah le nombró una de las 100 personas inspiradoras de su programa Super Soul Sunday.

Y en este año, he realizado un trabajo profundo sobre mis traumas emocionales. Ha sido ahí cuando he entendido que esas pequeñas cosas de las que hablaba al principio me habían afectado y habían modelado la manera que tengo de ver el mundo y a mí mismo.

Y, sin ese trabajo profundo, habría seguido cometiendo los mismos errores, cayendo en los mismos patrones de comportamiento que me impedían avanzar en mi misión.

Decía Carl Jung que «hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente dirigirá tu vida, y tú le llamarás destino». Es decir, que hasta que no reconozcas esos traumas, estarán dirigiendo tu vida sin que te des cuenta.

Reconocerlos es el primer paso. No basta. Es solo el comienzo. Luego, tienes que desafiarlos. Demostrarle a tu mente que eso que pensaba como cierto no lo es. Hacer lo contrario a lo que habías hecho.

Con el tiempo, forjarás una nueva identidad que reemplace la anterior. Y serás mucho más fuerte cuando se den las circunstancias que antes te frenaban.

Esta serie de post forma parte de un reto que me he propuesto para 2020. Si quieres saber más y leer agradecimientos pasados, los tienes todos aquí 🙂

Deja un comentario