, ,

Aprendizajes del corredor amateur más famoso del mundo

Si eres corredor amateur y has terminado una carrera alguna vez, sabes que el sentimiento de felicidad que te embarga al atravesar la meta es único. Es un torrente de emociones difícil de explicar a alguien que no lo ha vivido. Yo no puedo dejar de recomendarlo.

Para Yuki Kawauchi este sentimiento se da muy a menudo, ya que suele completar unas 12 maratones cada año. Podría haber sido profesional, pero el fallecimiento de su padre y unas lesiones le apartaron de ese camino. Ningún equipo se interesó por él, así que él siguió haciendo lo que más le gustaba. Correr por el placer de correr.

Corredor amateur

Con 21 años, obtuvo una plaza como administrativo en el instituto Kasukabe de Saitama, al norte de Tokyo. Y con el dinero que ganaba, pagaba de su bolsillo las carreras y viajes a las mismas. Ya pronto comenzó a despuntar, logrando un tercer puesto en la media maratón de Ageo. A partir de ahí, la historia parece casi de cuento. Con 23 años, quedó tercero (y primer japonés) en la maratón de Tokyo. Con el tiempo que hizo, quedaba clasificado automáticamente para los Mundiales. Salvo que, como no corría para ningún equipo oficial, los directivos dela federación de atletismo no sabían cómo proceder. Tuvieron que negociar con el instituto donde trabaja para que le permitieran ausentarse para competir.

Él, ajeno a todo eso, siguió con su rutina de entrenamiento. Todas las mañanas, antes de trabajar, una carrera. Y competiciones mensuales. Así, luego vino un tercero en la maratón de Fukuoka. Su primera maratón ganada, en Kasumigaura (Japón). Ganó su primera maratón internacional, la de Sydney. En 2017, ya había ganado un total de 30 maratones, incluyendo algunas como Zurich, Oslo o Gold Coast. Además, estableció un récord mundial al ser el corredor amateur que más maratones ha completado por debajo de 2:12h, con 23. Ahora ya va por 26 en total.

El hito que lo ha convertido en mundialmente famoso estos días, para aquellos no aficionados al running, es que consiguió ganar el Maratón de Boston este pasado Lunes. Además, después de años alternando trabajo y correr, para 2019 se plantea dedicarse, por fin, profesionalmente al running.

Para poner en perspectiva las hazañas de este corredor amateur, su récord personal en maratón es de 2h:08:14. Solo tres estadounidenses y un británico han conseguido mejores tiempos en toda la historia.

¿Qué puedes aprender de este corredor amateur?

Como explica James Clear en este post, tener limitaciones puede ser muy útil para lograr tus objetivos. Yuki trabaja de 13:00 a 21:00, cinco días a la semana. Por tanto, con 40 horas semanales de trabajo, no puede correr más de una vez al día. Este hecho lo usa como ventaja, comparado con los atletas profesionales, que suelen entrenar dos veces al día. Este entrenamiento doble, además, incrementa sus posibilidades de lesionarse.

Como durante la semana no dispone de ese tiempo, en sus días libres es el momento en el que aprovecha para hacer ultra distancias. Carreras de más de 50 kilómetros. ¿Cómo usa esa limitación para su ventaja? Yuki lo explica así: “Para alguien que solo entrena una vez al día como yo he hecho desde que estaba en la Universidad de Gakushuin, creo que añadir carreras de ultra distancia por senderos y pistas (trail) en mis días libres ha sido muy efectivo de cara a poder mejorar mi condición física y mi habilidad mental para mantenerme en la segunda parte de la maratón”.

Quítate la presión

Tim Ferriss siempre dice que preguntarse “¿cómo sería esto si fuese fácil?” le cambió la vida. Del mismo modo, para Yuki correr no es algo a lo que le añada excesivos entrenamientos complicados. Su rutina es muy sencilla, salir a correr antes de entrar a trabajar todos los días.

Además, no intenta correr lo más rápido posible en cada entrenamiento o hace rutinas de series. Simplemente, sale y disfruta de cada carrera. A su manera, quitando presión a lo que hace y sin la necesidad de obtener unas determinadas marcas para poder seguir compitiendo por un club, Yuki consigue poder disfrutar plenamente de su hobby, que en breve será además su trabajo. Plantéate cómo puedes hacerlo sencillo y quitarte la presión en tu día.

Estar en la zona

En una entrevista que le hicieron en la revista japonesa SportsNavi, comentaba esto acerca de la carrera de Fukuoka que le valió la clasificación para los Mundiales, siendo corredor amateur. Justo el día de antes de la carrera, se había torcido el tobillo:

“Si tuviese que analizar los factores de este `milagro´, creo que el primero sería la temperatura. Estaba previsto que rondaría los 18 grados y sería un día soleado, pero conforme se acercaba la carrera, cambió y se volvió un día lluvioso y frío. Incluso, durante la carrera, las temperaturas llegaron a los 9 grados. A mí siempre se me ha dado bien correr bajo el frío y la lluvia, como en la maratón de Tokyo de 2010, así que mi estado de ánimo pronto mejoró, dejé de sentir el dolor en el tobillo y de preocuparme por él. En un momento dela carrera estaba tan en “La Zona” que ni siquiera me di cuenta de los avituallamientos del km 15.”

Cuando alguien hace algo que le apasiona, el tiempo pasa volando. Solo tienes ojos para el aquí y ahora. Disfrutar de ese momento. Como dice Ken Robinson, encontrar tu pasión lo cambia todo. En este post, te contaba mi periplo hasta que, por fin, conseguí dedicarme a mi pasión. No cejes en tu empeño hasta que la encuentres. Te lo debes a ti mismo. Al niño con aspiraciones que fuiste y al adulto soñador que, de vez en cuando, sigue asomando por tus pensamientos.